Compra vivienda e hipoteca con separación de bienes

Si estás considerando el régimen de separación de bienes, es crucial entender cómo esta decisión afectará la compra de tu futura vivienda y la gestión de la hipoteca asociada. Este artículo es tu guía para desentrañar las implicaciones de dicho régimen, asegurando que tú y tu pareja estén en la misma página cuando se trata del compromiso financiero más significativo de sus vidas. ¡Te lo contamos!

Índice

 

¿Se puede hacer separación de bienes con hipoteca?

La separación de bienes es un régimen matrimonial que se caracteriza por la independencia económica de los cónyuges respecto a sus bienes y deudas, y esto incluye las hipotecas. Al casarse bajo este régimen, un cónyuge que posee una hipoteca antes del matrimonio sigue siendo el único responsable de esta. Si la pareja opta por comprar una propiedad juntos tras el matrimonio, pueden decidir si uno solo o ambos serán titulares de la hipoteca. Incluso en la separación de bienes, es común que ambas partes contribuyan al pago del préstamo hipotecario.

 

¿Qué significa comprar una vivienda en régimen de separación de bienes?

Adquirir una propiedad bajo este régimen significa que, en el contexto matrimonial, cada cónyuge conserva la propiedad y control sobre sus bienes individuales, incluyendo la vivienda adquirida.

En términos prácticos, cuando decides comprar tu vivienda habitual y adquieres una hipoteca en separación de bienes, estás estableciendo una clara distinción sobre quién es el propietario de ese activo. Esto tiene implicaciones directas en la gestión del patrimonio de cada uno y en cómo se abordan las responsabilidades financieras, como los pagos de la hipoteca.

 

¿Cómo afecta el régimen de separación de bienes a la compra de una vivienda?

Bajo la separación de bienes, cuando una pareja adquiere una vivienda, esta no se convierte automáticamente en un bien común del matrimonio, como sucedería en un régimen de bienes gananciales. Esto significa que si uno de los cónyuges compra una vivienda, la propiedad está a su nombre exclusivamente, y él o ella es responsable de las deudas asociadas, incluyendo la hipoteca. Incluso si la vivienda se convierte en la residencia familiar, la propiedad no se fusiona con el patrimonio común del matrimonio.

En un contexto hipotecario, si ambos cónyuges deciden estar en la escritura y en la hipoteca de la vivienda, ambos serán responsables ante el banco. Sin embargo, si solo uno de ellos figura como titular, solo esa persona será la responsable de la deuda hipotecaria. Esto tiene claras implicaciones en el caso de un divorcio o separación, ya que la propiedad de la vivienda y la obligación de continuar pagando la hipoteca permanecerán con el cónyuge que adquirió la vivienda.

 

 

En la separación de bienes, ¿Quién asume la hipoteca de una vivienda?

Si la vivienda fue adquirida por uno de los cónyuges antes del matrimonio o se compró después del matrimonio pero solo a nombre de uno, ese individuo será el único responsable de la hipoteca. En este caso, la propiedad se considera un bien privativo y no entra en la masa de bienes comunes del matrimonio, lo que significa que las obligaciones financieras asociadas, como la hipoteca, también son privativas.

Por otro lado, si ambos cónyuges deciden co-firmar la hipoteca o están ambos en la escritura de la vivienda, independientemente del régimen matrimonial de separación de bienes, ambos asumen la responsabilidad conjunta del préstamo hipotecario. Esto implica que, en caso de incumplimiento, la entidad crediticia puede reclamar el pago a cualquiera de los dos.

 

 

¿Y qué ocurre con la hipoteca si no estoy casado?

Si no estás casado y tienes una hipoteca, la situación legal y financiera puede ser distinta en comparación con las parejas casadas, y varía significativamente dependiendo de si has co-firmado la hipoteca con otra persona o no.

 

Hipoteca individual

Si la hipoteca está a tu nombre exclusivamente, eres el único responsable ante la entidad financiera del cumplimiento de los pagos del préstamo. En este caso, no importa si tienes una pareja con la que compartes la vivienda; legalmente, el compromiso de pago es solo tuyo.

 

Hipoteca conjunta sin estar casados

Si has co-firmado la hipoteca con otra persona sin estar casados, ambos son co-deudores y, por lo tanto, ambos son responsables de la hipoteca ante el banco. Esto significa que en caso de incumplimiento de uno, el otro debe seguir cumpliendo con los pagos para evitar entrar en mora y enfrentar las consecuencias crediticias y legales que ello conlleva.

 

En caso de separación

Si la relación termina y ambos nombres están en la hipoteca, se deben tomar decisiones respecto a la propiedad y la deuda restante. Las opciones incluyen uno de los co-deudores asumiendo la hipoteca y comprando la parte del otro, vendiendo la propiedad y dividiendo los ingresos, o refinanciando la hipoteca a nombre de uno solo.

 

Acuerdos legales

Para aquellos que co-firman una hipoteca sin estar casados, es altamente recomendable tener un acuerdo legal por escrito que establezca cómo se manejarán los pagos de la hipoteca y qué sucederá con la propiedad en caso de separación.

 

Protección de inversiones

Si uno de los dos ha contribuido económicamente a la compra de la vivienda pero no está en la hipoteca ni en la escritura, podría ser complicado recuperar esa inversión en caso de separación. Aquí, también es aconsejable tener algún tipo de acuerdo escrito que reconozca esa contribución.

 

 

¿Cómo se gestiona la propiedad de una vivienda en un matrimonio con separación de bienes?

En un matrimonio con separación de bienes, la gestión de la propiedad de una vivienda se fundamenta en la independencia patrimonial de cada cónyuge. Esto significa que cada uno mantiene la titularidad y el control sobre los bienes que tenía antes de casarse y sobre los que adquiere de forma individual después del matrimonio. ¿Y cómo se gestiona? Te lo contamos.

 

Titularidad previa al matrimonio

Si uno de los cónyuges era propietario de una vivienda antes de casarse, esa propiedad se considera un bien privativo. El propietario original mantiene el control exclusivo sobre la vivienda y es responsable de su hipoteca, a menos que decida transferir una parte o la totalidad a su cónyuge.

 

Adquisición durante el matrimonio

Si una vivienda es adquirida por uno de los cónyuges durante el matrimonio, seguirá siendo de su propiedad exclusiva bajo el régimen de separación de bienes. Esto también aplica a la hipoteca, a no ser que ambos cónyuges decidan co-firmar el préstamo, en cuyo caso, ambos asumen la responsabilidad de la deuda.

 

Contribuciones a la vivienda común

A pesar de que la vivienda es privativa de uno de los cónyuges, el otro puede contribuir a los gastos del hogar, incluyendo los pagos de la hipoteca. Estas contribuciones no cambian la titularidad de la propiedad pero podrían ser reconocidas en términos de una compensación en caso de divorcio.

 

Cambios en la propiedad

Los cónyuges pueden decidir cambiar la titularidad de la vivienda mediante un acuerdo. Esto podría implicar añadir al otro cónyuge a la escritura de la propiedad, lo que tendría consecuencias en la gestión de la propiedad y la responsabilidad de la hipoteca.

La separación de bienes permite una gestión más individualizada de los activos dentro del matrimonio, incluyendo la vivienda, lo cual puede ser beneficioso para proteger la independencia financiera, pero también requiere una consideración cuidadosa y una planificación detallada.

 

 

¿Cómo puedo conseguir la mejor hipoteca con separación de bienes?

Conseguir la mejor hipoteca bajo un régimen de separación de bienes puede parecer una tarea desalentadora, pero con la orientación correcta y el apoyo de expertos, este proceso puede convertirse en una experiencia fluida y beneficiosa.

En GoHipoteca, entendemos que cada pareja tiene una historia financiera única, y por ello, ofrecemos una atención personalizada para alinear tus necesidades con las ofertas hipotecarias más competitivas del mercado. Nuestra experiencia y conocimiento profundo del sector nos permiten negociar con entidades financieras para encontrar las tasas de interés más bajas, menores comisiones y condiciones de pago flexibles que se adapten a tu situación particular.

No dejes que la búsqueda de una hipoteca adecuada para ti se convierta en un camino complicado. Con GoHipoteca, puedes sentir la confianza de que estás tomando la decisión correcta, con el mejor respaldo posible.

Si te parece interesante, ¡compártelo!

GoHipoteca Logo

©Gohipoteca, S.L. Gohipoteca es una marca registrada. Todos los derechos reservados.